Cómo hacer una mesa para revelar serigrafía

insoladora serigrafia

Hacer en casa una insoladora de serigrafía es mucho más sencillo de lo que parece. Se trata de una mesa de revelado con una tecnología muy sencilla y con un formato simple que está al alcance de todo el mundo.

Lo primero es saber qué se necesita exactamente:

-Un cajón de madera. Las medidas pueden variar según el tamaño de mesa que se busque. Puedes comprar un cajón de madera de los que se utilizan para guardar cosas debajo de la cama o puedes hacer tú mismo la estructura comprando unas tablas.

-Tubos fluorescentes con una luz comprendida entre los 350 y los 450 nanómetros. Se compran en tiendas especializadas en electricidad. El número dependerá del tamaño de la mesa. Estos tubos emiten la luz ultravioleta que activará el revelado. Se colocan en la base de madera del cajón y se activan con un interruptor que se coloca en la parte externa del cajón.

-Bombilla de luz amarilla. Se coloca en una de las paredes estrechas del cajón y se activa con un segundo interruptor en la parte externa.

-Un vidrio para la parte superior del cajón. Puede ser de cualquier tipo, pero si se compra un vidrio de seguridad será más resistente y, además, en caso de que rompa se evitarán cortes.

La fijación del fotolito a la pantalla

Ya tenemos la base de nuestro cajón de revelado, pero nos queda saber cómo vamos a fijar el fotolito a la pantalla. En las insoladoras profesionales se hace mediante un sistema de vacío que hace que este se quede totalmente pegado al cristal y no haya huecos en medio.

Una manera casera de hacerlo es empleando una prensa de husillo. Para evitar dañar el fotolito, entre la prensa y el mismo se coloca una plancha de goma espuma fina. Así, se ejerce presión y se consigue un contacto total.

Para poder ejercer la presión sin miedo es importante que el vidrio se la caja sea de seguridad, tal como se ha recomendado. Estos cristales se conocen también como vidrio templado y son los mismos que podemos encontrar en las mamparas de las duchas, por poner un ejemplo.

Este sencillo cajón, bien utilizado y tras probar la mejor distribución para los tubos de luz ultravioleta, puede conseguir resultados tan buenos como una insoladora profesional y su precio es bastante menor ya que puede hacerse por menos de 200 euros.

 

 

Deja un comentario