¿Existe la suerte?

Mucha gente le aplica a la «Suerte» un halo místico y se suele relacionar con la Fe y la Superstición , pero lo cierto es que debería llamarse «Probabilidad«. Es menos mágico y menos bonito, pero la realidad siempre es menos divertida que la fantasía ¿Qué le vamos a hacer?

Entonces ¿Cuál es la explicación de que unas personas parezcan tener estrella y otras ser gafes? Su habilidad para encontrar oportunidades y estar en el sitio adecuado en el momento adecuado influirá en gran medida en esta supuesta «Suerte» que tienen algunas personas.

Pondré un ejemplo sencillo de entender:

Laura y María son dos amigas de toda la vida. Comparten intereses, ideología y físicamente son las dos igualmente atractivas.

Sin embargo, a Laura le sobran pretendientes, conoce gente muy interesante  y hace poco encontró el hombre de su vida: Un hombre que la quiere, la respeta y la comprende, con sus virtudes y sus defectos.

María por su parte cree que está gafada en el amor. No conoce a hombres interesantes y el último novio la trató fatal. La humillaba y la trataba como un ser inferior. Esto provocó que María haya perdido la confianza en los hombres y le da miedo volver a caer en una relación así.

– ¿Es que María tiene peor suerte que Laura? – No.

– Entonces ¿Cuál es la diferencia entre ellas? – La clave está en como Laura y María gestionan el tiempo. Laura coge las riendas de su vida, el trabajo no le permite tener demasiado tiempo libre, pero cuando lo tiene, siempre lo invierte en hacer cursos presenciales de idiomas, de teatro, de pintura… tiene inquietudes y es muy sociable. No tiene miedo a hablar, intenta ver el lado positivo de todo y se mueve en círculos de gente con sus mismas inquietudes intelectuales. Su actitud es luchadora y no tiene complejos, no le molestan sus kilos de más y sabe sacarse partido.

Sin embargo, María prefiere quedarse a ver series en su casa cuando tiene ratos libres. No le apetece salir por ahí de noche y le agobia mucho el contacto con desconocidos. En general, si Laura no le insiste en hacer actividades fuera, ella prefiere exponerse lo mínimo a situaciones nuevas que no conoce. Su último novio era un antiguo compañero del Instituto que ya se juntaba con bandas de dudosa reputación por aquel entonces. Hasta que comenzaron a salir a ella la había tratado bien, había sido amable, pero con otras personas siempre mostró una actitud agresiva. Además, María, aunque es igual de atractiva que Laura, piensa que está gorda. Hace dietas con frecuencia y las deja cada dos por tres, y luego se siente mal por no haber sido constante. Su autoestima es muy baja y quisiera tener la «suerte» de Laura.

CONCLUSIÓN:

1. Cuanta más confianza tengas en ti mismo/a, más confianza transmitirás a los demás. Esto no hay que confundirlo con ser prepotente. La confianza en uno mismo implica también el respeto a los demás. Pensar «yo valgo mucho» y «las demás personas no están por encima, ni por debajo de mí, cada persona es diferente». Aceptarnos a nosotros mismos y tener muy claro que no somos perfectos ni lo vamos a ser es fundamental para tener paz interior.

2. Relacionarse, salir, hacer actividades en sociedad. Todo esto contribuye muchísimo a que las probabilidades de Laura para conocer gente interesante con sus mismas inquietudes sean mucho mayores que las de María. A Laura combina 2 puntos muy importantes: En primer lugar, no le da miedo estar sola, ha estado sin pareja mucho tiempo y no le ha supuesto ningún problema, al contrario, ha disfrutado mucho de sí misma, y en segundo lugar, tampoco le da miedo abrirse a nuevas amistades sin ninguna pretensión, intenta no esperar nada de nadie, y no sabe si las cosas saldrán bien o no, pero fluye y vive el día a día, sabe que si algo malo ocurre, ella es fuerte y podrá superarlo. Por su parte, María no hace más que dificultar sus probabilidades de conocer un nuevo amor, ya que vive con miedo a que otro hombre le rompa de nuevo el corazón. Cierra sus puertas a nuevas oportunidades y no quiere intentar nada con nadie porque no sabe si saldrá bien o no, cree firmemente en que «más vale malo conocido, que bueno por conocer».

3. Si nos juntamos con personas que nos hacen sentir bien, será mucho más probable que tengamos buenas experiencias. Debemos esforzarnos en encontrar ambientes positivos donde nos encontremos a gusto sin forzar la situación. No vale la pena perder el tiempo y sufrir por personas que ya han demostrado que no son de fiar, que no nos respetan o que no se respetan a sí mismos. La vida es muy corta como para no descartar a quien nos hace mal. Aléjate de personas agresivas y personas inseguras que necesiten humillar a otros para sentirse «por encima», porque con éste tipos de sujetos disminuirás en gran medida tus probabilidades de ser feliz y aumentarás tus probabilidades de tener problemas y de vivir situaciones desagradables.

Un día en la vida de Laura tiene las mismas horas que un día en la vida de María, pero Laura gestiona bien su tiempo y es evidente que quiere ser feliz, quiere tener suerte y aunque a ella también le ocurran cosas malas, tiene una actitud valiente y hace todo lo posible por seguir adelante sin hundirse.

gestion del tiempo

Espero que comprendáis mi mensaje. Pensar que todo lo que nos pasa es cosa del destino es de cobardes, con todos mis respetos. Hay que coger las riendas de nuestras vidas para enfocarlas a la consecución de nuestros objetivos, no simplemente dejarnos llevar por la corriente. Hay que actuar para cambiar las cosas. NO ES SUERTE, ES ACTITUD.

 

Subir el autoestima