Compras virtuales para empresas del siglo XXI

El avance vertiginoso que hemos realizado hacia el futuro ha supuesto que varias empresas tengan que renovarse por completo. El problema en estos casos, y esto es algo que sucede siempre, es que otros negocios no han entendido como perentorio la adecuación del mundo empresarial al virtual, y aún tenemos muchos negocios que viven en lo analógico, sin preocuparse por comenzar a implementar las medidas necesarias a la hora de obtener rendimientos de las tres W.

Con nuestro párrafo introductorio no nos referimos tanto a estar presentes en Internet, sino más bien a ir habituándonos a comprar en la Red de redes, puesto que esta forma de actuar siempre reporta beneficios a las empresas que se decantan por tal opción. Como bien sabemos, en el océano virtual los precios son más asequibles y las ofertas más realistas y palpables, así que no estaría de más que fuésemos asumiendo como algo totalmente necesario este tipo de acciones para beneficiar a nuestra empresa.

De hecho, y si miramos hacia el mundo on line, veremos que todo lo necesario para un negocio se encuentra en él. Si necesitamos suministros de oficina los vamos a encontrar en papelerías virtuales. Y no solamente folios, también agendas, pizarras, destructoras de papel… Es decir, todo el abanico de lo denominado como fungible. Si precisamos profesionales para que nos posicionen en la Red de redes también los encontraremos en Internet, al igual que si pretendemos renovar nuestros teléfonos o puestos informáticos: en las tres W hallaremos un amplio catálogo de todo aquello que, de un modo u otro, afecta a las empresas en positivo.

Por tanto podríamos argüir una especie de pequeño silogismo interrogatorio ante lo que hemos comentado hasta ahora: si el siglo XXI es el siglo de Internet y la Red de redes es tan beneficiosa para las empresas, ¿por qué algunos negocios no dan el paso a la hora de comprar sus suministros en el océano virtual? Responder a esta cuestión es complicado, pero desde luego hay una razón que nos podría hablar, en cierta manera, de aquello que más miedo da a los empresarios a la hora de llevar a cabo una compra en Internet: la falta de seguridad.

En efecto, aun hoy en día hay negocios que no apuestan por las compras virtuales para sus empresas por miedo a que la transacción económica no sea segura. Es verdad que el tema resulta complicado y serio, que han existido ocasiones en las que unos ataques de piratas informáticos han puesto en entredicho la seguridad de la Red de redes… Pero hay muchas formas de pagar con seguridad que no implican ningún riesgo. Además, hay Webs que dan servicio a las empresas que son responsables y profesionales, así que no estaría de más que los empresarios que aún no lo han hecho comenzaran a navegar en el océano virtual. Seguramente acertarían de pleno…