Requisitos legales para dueños de puertas industriales y comerciales

puertas-giratorias

Con esta pequeña guía pretendemos ofrecerte una herramienta útil y sencilla para que puedas entender mejor el vocabulario y los requisitos legales que conlleva tener una puerta industrial en tu nave o de uso comercial para tu negocio.

¿Qué es el Marcado CE y en qué me afecta?

Se trata de un requerimiento legal ineludible. Éste constituye en cumplimiento de unas exigencias mínimas en relación a la seguridad de un producto. Por tanto, el Marcado CE para las puertas es de total obligatoriedad, tanto para las nuevas que se comercialicen como para las que ya se hayan instalado y que deban adaptarse a la normativa.

Este requisito legal afecta a las puertas industriales que son las que están instaladas en las naves empresariales, a las de comercios como, por ejemplo, son las persianas enrollables o a las de garajes particulares, ya sea cualquier puerta manual o motorizada.

¿Qué responsabilidad tiene el propietario?

El que tenga en propiedad la nave, garaje o comercio será responsable de que la puerta instalada tenga el Marcado CE como dicta la ley. Además, deberá asegurarse de que ésta se mantenga en las condiciones que exige la normativa, adaptándola si fuera necesario.

En el caso de que se produjera un accidente, al margen de la responsabilidad del que le ha realizado una mala instalación o la fábrica que le haya vendido una puerta defectuosa, el propietario es responsable de los perjuicios que puedan ocasionar sus bienes (las puertas) y es su obligación asegurarse de que se realicen las revisiones  pertinentes para mantener la puerta en condiciones.

Cumplir con la normativa

El propietario deberá poner en manos de expertos el mantenimiento periódico de la puerta para que analice y evalúe si existen riesgos y emplee las medidas que sean necesarias para cumplir con la legislación.

Los componentes mínimos de seguridad que el mantenedor debe conocer son: la limitación de fuerza, la eliminación o protección ángulos pronunciados y los dispositivos anti caídas.

Lo que el dueño de la puerta debe de cumplir en unas simples líneas es: pedir la información técnica de la puerta que adquiere para comprobar que cumple con la legislación, adaptar las puertas instaladas a los requisitos de seguridad y encargar un mantenimiento periódico a un especialista para seguir cumpliendo con la normativa.

Deja un comentario