Puertas de entrada a medida ¿Valen la pena?

puerta-de-entrada

¿Crees que todas las puertas de entrada tienen medidas estándar? Pues la verdad es que no. Aunque en el mercado hay varias medidas tipo que son las más utilizadas también existen puertas a medida que se adaptan a los requisitos de cada cliente.

Las puertas a medida son más caras que las estándar, lo que nos lleva a preguntarnos si realmente merece la pena pagar más por ellas. Aunque te adelantamos que la respuesta es que sí en cualquier caso,vamos a ver algunos ejemplos de manera detenida.

Puertas de entrada a medida para un negocio

Los negocios son los que con más frecuencia solicitan puertas de entrada a medida. La principal razón es la comodidad, para que los clientes puedan entrar y salir fácilmente. Se adapta así el espacio de entrada al disponible, consiguiendo la mayor amplitud posible para que todo el mundo pueda circular con fluidez.

En algunos casos, la adaptabilidad de la puerta se debe a que tienen que contener algún mecanismo,como por ejemplo un arco detector de metales, en locales en los que  pueda ser necesaria esta medida de seguridad.

Dado que la puerta es lo primero que los clientes van a ver al llegar al local, siempre vale la pena invertir en una a medida que se ajuste perfectamente a las necesidades del establecimiento y que ofrezca la mejor imagen del mismo.

Puertas de entrada a medida para el hogar

En el hogar también pueden ser necesarias puertas de entrada a medida. Un ejemplo claro es cuando en la casa hay una persona que necesita una silla de ruedas para desplazarse. Aunque hay modelos cada vez más ligeros y estrechos, muchas veces la silla que se precisa tiene un cierto tamaño y para poder moverse con comodidad por el interior del hogar se hace necesario contar con espacios abiertos y con puertas de mayor tamaño del habitual.

Las puertas de entrada a medida permiten que la persona con problemas de movilidad pueda entrar y salir de forma sencilla, lo que aumenta su capacidad de autonomía. En estos casos, claramente merece la pena una puerta a medida.

Pero también pueden colocarse por una simple cuestión de estética. Por ejemplo, en una vivienda con grandes ventanales puede quedar muy bien una puerta de entrada de doble hoja y gran tamaño. Una pequeña inversión que día tras día lucirá bonita y que claramente merece la pena.

Deja un comentario