¿Qué es el etiquetado en el molde (In mould labeling)?

etiquetas-iml

El etiquetado en el molde también conocido como IML, es una técnica que permite hacer envases a precios competitivos con una apariencia única. Algo que genera una alta rentabilidad y que está generando que esta técnica se encuentre en alza y ya sea usada por empresas de gran prestigio a nivel internacional.

En https://www.creaprint.es/productos/etiquetas-iml/ podrás encontrar profesionales de referencia en el sector que llevan años convirtiendo proyectos en una realidad. Cuentan con la última tecnología y profesionales formados para dar vida a un producto 100% acabado, económico, ecológico y con grandes prestaciones.

Esta técnica consigue que la etiqueta final quede integrada directamente en el envase. Es decir, cuando se crea el envase final, obtendremos un producto 100% acabado.

¿Qué se necesita para crear una etiqueta IML?

Molde

Crear un molde tiene un alto coste, por lo que es importante valorar su vida útil y su producción esperada

Etiqueta

Debe ser capaz de soportar altas temperaturas y ser del mismo material que el molde.

Las etiquetas IML se imprimen por sistemas de flebografía o litografía, de esa manera consigue una impresión a todo color y con unos acabados profesionales. Pero aún hay más ventajas en las etiquetas IML

Ecológicas

Las etiquetas IML  y las etiquetas precortadas se fabrican con materiales totalmente reciclables.

Cada vez las empresas son conscientes de la necesidad de reducir la contaminación del medio ambiente .Por eso se crean productos que sean reutilizables aumentando con ello la economía sostenible que consiste en fabricar productos con materias primas que puedan reutilizarse y convertirse en otros productos.

Además en este proceso se consume poca energía al generarse más rápidamente y los materiales de deshecho son mínimos.

Menos tiempos de producción

Al fusionar la etiqueta con el envase final se aminora el tiempo de producción. Y todos sabemos que en una empresa el tiempo se traduce en dinero y rentabilidad.

Así, se obtiene el producto acabado en el menor tiempo posible y sin la necesidad de tener que completarlo en un segundo o tercer proceso.

Menos mano de obra

Al acelerar el proceso de fabricación también se necesita menos mano de obra para realizar el producto final. Esto significa que el precio final se reducirá considerablemente.

 

Deja un comentario