Claves para elegir una puerta automática para tu vivienda

puerta-cristal-corredera-doorme-antipanico-05

¿Estás pensando en adquirir una puerta automática para tu vivienda? ¿No tienes claro que debes tener en cuenta para elegirla? ¡Estás en el lugar adecuado! Vamos a comentar una serie de consejos para facilitarte el proceso de elección.

Debido a la gran variedad de puertas que encontramos actualmente, puede parecer una decisión complicada. Pero si analizamos el estilo que queremos, la función que necesitamos que desempeñe y que tipo de mantenimiento necesitará la puerta, nuestra elección será mucho más sencilla de lo que esperábamos.

Posición y dimensiones, dos conceptos clave

Dependiendo del estilo y del tipo de hogar en el que vivamos la posición de la puerta puede variar. Debemos escoger un lugar en el que acompañe a la estética de la casa, aquí cobran especial importancia los acabados de las puertas. Es importante encontrar uno que se adapte al resto de la vivienda, ya que la puerta suele ser la primera impresión de nuestros invitados. Si buscamos un estilo rústico por ejemplo, una buena idea son los acabados en barrotes o forja. Si en cambio, lo que queremos es una puerta sencilla de entrada para peatones, el cristal suele ser una elección bastante elegante.

Respecto a las dimensiones, son muy importantes a la hora de la elección de la puerta. Obviamente no es lo mismo escoger una puerta para peatones o una puerta de garaje automática. Pero dentro de cada opción, las medidas también pueden variar. Debemos tener en cuenta que cuanto mayor sea la puerta, mayor será su peso y mayor será la potencia que necesitará en los motores y automatismos.

¿Qué tipo de apertura escoger?

Existen diferentes tipos de apertura, para esta elección debemos tener en cuenta la comodidad y seguridad que nos aporte, y el espacio que tenemos disponible, ya que algunos tipos de apertura necesitan más margen de maniobra que otros.

Por un lado tenemos las puertas abatibles, que se abren y cierran formando un ángulo de 90 grados. Un mecanismo sencillo y seguro.

También encontramos las puertas basculantes, una opción que optimiza mucho el espacio. Se trata de dos hojas que se pliegan y despliegan en vertical.

Otra buena opción son las puertas enrollables, que como su propio nombre indica se enrollan en el techo al ser accionadas con el mando.

Por otro lado están las puertas correderas, muy comunes en viviendas. Son las que se abren de forma lateral. Al tener este funcionamiento necesitan tener un mayor espacio para moverse, pero son una excelente opción para cocheras.

Existen también las puertas seccionales, formadas por una única hoja que se abre y cierra de forma vertical optimizando mucho el espacio.

Y por último, las puertas rápidas de cristal, formadas por dos hojas que se abren cada una en una dirección. Un diseño sencillo y elegante.

¿Qué tipo de puerta buscas para tu vivienda? Si pese a estos consejos aún tienes dudas sobre la elección, no dudes en consultarnos.

Deja un comentario