Antes de que acabe 2015 las empresas de transporte deben renovar su flota

ultimosdesguaces1

La crisis económica que estalló en 2008 y que se llevó por delante gran parte del estado del bienestar ha tenido efectos muy negativos. Tanto es así que algunos negocios se han visto obligados a cerrar sus puertas y decantarse por despidos en masa, reconversiones, ERE’s y toda esa parafernalia legislativa de la que antes no teníamos ni idea y con la que ahora nos desayunamos a diario.

Dentro de los negocios que más se han resentido con la situación financiera actual las empresas de transporte se han convertido, a su pesar, en víctimas propiciatorias de todo esto que estamos contando. El descenso del consumo, el aumento del paro y los problemas económicos inherentes han provocado una bajada en la actividad empresarial de estos negocios, lo que ha desembocado en situaciones complejas y poco agradables que, afortunadamente, se están revirtiendo con la tímida mejora que han experimentado las cifras macro y microeconómicas en este 2015.

Ahora bien, sería adecuado que antes de que terminase este año las empresas de transporte se propusieran renovar su flota de una manera radical, porque hay ciertas ventajas que se pueden aprovechar y que pueden aportar muchos beneficios a estos negocios. Te contamos algunas de ellas.

La primera tiene que ver con las piezas de desguace, esos elementos que antes no merecían nuestra consideración y que ahora han adquirido importancia precisamente por las necesidades financieras del gran público. Su posicionamiento en el mercado, el hecho de que los precios sigan estando congelados o en un tímido aumento y la elevación de la calidad final del producto han convertido a los recambios usados en buenas opciones. Son recursos excelentes para las empresas de transporte que han tenido algunos desajustes en su flota y precisan reparar sus vehículos de una manera pertinente y adecuada. Y sobre todo barata.

Por otra parte un recurso del que ahora podemos disponer y que para 2016 desaparecerá es el plan PIVE, que camina por su octava edición. El gobierno ha dicho que no prolongará más este incentivo a la compra de vehículos de nueva matriculación, así que habría que ir pensándose si no sería adecuado aprovechar esos 750 euros que nos dan y cambiar algunos vehículos con los que trabajamos, toda vez que es un dinero considerable y nos puede venir de lujo para seguir siendo funcionales.

Y por descontado el otro recurso al que las empresas de transporte tienen que recurrir es al de la financiación, porque al fin los bancos han abierto líneas de crédito con las que hacer frente a lo más urgente dentro de un negocio y poder crecer o expandirse. Que se note que nos tomamos en serio nuestra idea empresarial, porque es lo que nos da de comer y ahora es el momento de volver a conectarse a la buena marcha económica.

Deja un comentario